0

Joyería Artesanal. Fundición. Introducción

El proceso de fundición abarca desde el modelado en cera hasta su consecución definitiva en metal. Éste incluye la construcción del modelo en metal, la obtención de moldes y las reproducciones. Todo este proceso puede realizarse utilizando desde un equipo de microfusión de los más sencillos y económicos del mercado hasta los más caros. Si no se dispone de uno se puede llevar el modelo a un fundidor especializado, el cual devolverá las reproducciones ya finalizadas en el metal que previamente se indique.

Figura a reproducir

Colgante Tutankamon. Ejemplo de modelo para ser vulcanizado

Modelo a reproducir

Siempre debe partirse de un modelo inicial. Para ello puede utilizarse cualquier material del cual pueda obtenerse un molde, pero lo más habitual es hacerlo a partir de uno metálico.

El modelo puede ser una pieza realizada con anterioridad o una preparada especialmente para este fin. Este modelo es la base para poder realizar en serie desde una pequeña cantidad de piezas hasta una gran cantidad de las mismas con la mayor fidelidad posible.

Características del modelo metálico

El modelo se realiza de forma que conserve un espesor lo más regular posible. La superficie deberá estar en perfecto y  libre de óxidos, lacas, esmaltes o materiales que no sean vulcanizables..

Cuando se hace un modelo, uno de los condicionantes más importantes es la reducción de las dimensiones; ésta se produce una vez realizado el molde de caucho o silicona y después de inyectar y fundir la pieza. Para calcular la reducción no existe una regla fija; ésta puede abarcar de un 3 a un 11% de la medida original. En ella influyen muchos factores como el material utilizado para el molde y, especialmente, las dimensiones de la pieza que se desea reproducir. Proporcionalmente, reducirá más una pieza estrecha y larga como un broche que una de reducidas dimensiones como un anillo ligero; también reduce más el uso de caucho vulcanizable que el de determinadas siliconas.

Otro factor importante consiste en extraer el modelo con facilidad una vez vulcanizado; por lo que se evitarán modelos huecos o extremadamente finos, especialmente las planchas inferiores a 6 décimas.

Bebederos

Diferentes modelos de bebederos

Diferentes modelos de bebederos

También los bebederos deben respetar unas determinadas dimensiones que permitan el paso de la cera cuando se inyecte el molde. Un bebedero estrecho será insuficiente para la correcta alimentación del modelo. Del mismo modo que un ángulo de entrada pequeño.

Pulido del modelo metálico

Los modelos metálicos no se acostumbran a pulir en sus partes planas y aristas, ya que el pulido tiende a redondearlas. Lo normal es acabar las partes planas con un esmeril muy fino, un 1.200 suele ser el correcto; cuando se trata de gallones o partes romas, se pule la pieza y se le da un baño de níquel o rodio antes de realizar el molde.

Cómo se obtiene un molde vulcanizado

Una vez preparado el modelo original, existen diversos modos de obtener moldes, entre ellos las siliconas en frío; éstas se utilizan mezclando la silicona con un catalizador apropiado, que, al vulcanizar por medio del calor, permiten obtener moldes imposibles de vulcanizar en caliente. También existen siliconas transparentes que dejan ver el modelo a través del material y siliconas que vulcanizan a temperatura ambiente.

Los tipos de moldes vulcanizables mas usuales son dos: los efectuados con silicona y los realizados con caucho vulcanizable.

Vulcanizadora

Vulcanizadora

Para hacer moldes, es necesaria una pequeña máquina llamada vulcanizadora. Ésta, por medio del calor y de la presión, hace que la silicona y el caucho se vulcanizen y se adapten perfectamente al modelo colocado en su interior.

Bibliografía

Información extraída de:

Carles Codina (2000). La Joyería. Parramón Ediciones.
© Parramon Paidotribo – Derechos mundiales
http://www.parramon.com/ficha.aspx?cod=P02695

Joyería Plaor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *